AlphaGo, más allá de lo humano

Ke Jie vs AlphagoAlphaGo ya ganó a Ke Jie 2 partidas, ganando el encuentro a mejor de 3.

La última partida no espera sorpresa (no como pasó en la 4ª contra Lee Sedol), ya que el AlphaGo de 2017 es mucho más fuerte que el de 2016. Probablemente será la última vez que un profesional se atreva a jugar una partida seria contra este programa.

Ke Jie se encaminó con un excelente espíritu en la 1ª partida, donde se atrevió a jugar variaciones que el propio AlphaGo había inventado unos meses atrás, cuando bajo el pseudónimo de Master ganó 60 partidas seguidas. Aun así, perdió de medio punto.

kejieAlphagoFue en la 2ª partida donde se demostró la increíble perfección de AlphaGo. Ke Jie, según el análisis del programa, estaba jugando una partida perfecta, pero aun así una jugada débil (136) le hizo sucumbir ante la máquina apisonadora. A partir de ahí la agonía estuvo sacudiendo el cuerpo de un muchacho de 19 años. La partida más dura de su vida.

Decía Emanuel Lasker, famoso ajedrecista, que “el Go no es algo de este mundo, si existieran criaturas inteligentes en otros planetas, jugarían al Go”. Ahora parece que solo un extraterrestre podría ganar a AlphaGo.


Partida 1.
El primer encuentro entre la máquina y el humano empezó con jugadas copiadas de anteriores partidas de AlphaGo, y aunque eran nuevas variaciones, no me parecieron sorprendentes.

24ogeimaLo que me hizo saltar de la cama, mientras seguía el encuentro en el alba, es la jugada 24. Una jugada que solo un novato hace, pero que ahora la hacía AlphaGo.

En esta situación, la teoría “clásica” dice que si pretendes controlar la piedra negra marcada, lo mejor es jugar directamente en A, capturándola. La otra opción es ignorar la piedra marcada (que podría acabar saliendo de ahí) y jugar en otro lado, como en B, tratando de conquistar el lateral, o en C, estabilizando la forma de blanco.

Lo que no tenía sentido, hasta ahora, es hacer una jugada en medio de ninguna parte. “El que mucho abarca poco aprieta”, que dicen en español. Pero quizás el refrán solo sirva para los humanos.

AlphaGo decide hacer un salto de ogeima (3+1) para controlar la zona y sorprende. Pero lo más divertido es que días después, en la partida de pair-go, AlphaGo repetía exactamente la misma forma: un ogeima para controlar una posible escalera. Ni más lejos ni más cerca. Así que el programa parece que nos ha mostrado una nueva técnica, que sospecho que vamos a ver en muchos torneos de profesionales.

El otro punto interesante de la partida es el resultado final, medio punto. AlphaGo está entrenado para ganar, sin importar el conteo final. Así que no sabemos si había considerado aun mejores jugadas, y las puestas sobre el tablero simplemente eran “suficientes”.


Partida 2.
20peepAl poco de empezar, Ke Jie coloca la piedra 20 sobre el tablero forzando a negro, y crea la polémica. La idea es forzar a que negro conecte en A, pero la máquina decide jugar en B.

El comentarista coreano, Choi CheolHan 9p, encuenta que es la primera jugada débil, que acaba creando más problemas que beneficios al humano. Sin embargo, el CEO de Deepmind comenta que Ke Jie ha jugado, según AlphaGo, las mejores jugadas posibles durante la 1ª hora de partida.

La partida avanza y aparece la lucha del ko en la esquina inferior izquierda. Ke Jie se permite hacer jugadas abajo a la derecha, buscando tener más amenazas de ko y así conseguir estabilizar un lado u otro.

119slowDurante la tensión de la lucha en toda la mitad inferior, una jugada (119) deja al comentarista sin habla. “Esto… no es una jugada humana; jugar en la zona inferior es urgentísimo; pero creo que esta jugada desapercibida podría ser la mejor de hoy”.

Lo lógico era seguir jugando en la zona inferior,  donde estaba toda la tensión. Pero localmente la jugada negra es muy lenta, y casi cualquier opción es mejor (p.ej. A, B o C). Tampoco está claro que negro lo fuera a tener difícil a posteriori en la zona. Así que AlphaGo nos deja un enigma en forma de jugada desapercibida.

El climax del ko acaba con la jugada 136. Es cierto que Ke Jie logra estabilizar su grupo, pero AlphaGo también, y el balance territorial se inclina hacia la máquina. En comentarios posteriores se sugiere alternativas mejores como amenaza de ko. Pero, como siempre pasa en la vida real, no habrá ocasión de verificar si hubieran dado la vuelta al marcador.

(;GM[1]FF[4]CA[UTF-8]RU[Chinese]SZ[19]KM[7.50]PW[Ke Jie]PB[AlphaGo]WR[9p]BR[9p]RE[B+Resign];B[qp];W[pd];B[cq];W[cd];B[ec];W[oq];B[pn];W[df];B[nc];W[qf];B[pc];W[qc];B[qb];W[oc];B[pb];W[od];B[ob];W[rc];B[nd];W[mb];B[lc];W[lb];B[qd];W[rd];B[jc];W[mc];B[pe];W[oe];B[ld];W[kp];B[iq];W[fp];B[dn];W[io];B[ch];W[cl];B[eh];W[cg];B[bg];W[bf];B[fn];W[em];B[en];W[ek];B[kq];W[lq];B[lp];W[jq];B[kr];W[jp];B[jr];W[mq];B[ip];W[ho];B[gp];W[dq];B[go];W[cp];B[lo];W[kn];B[ln];W[km];B[dp];W[hp];B[hq];W[gq];B[gr];W[fq];B[hn];W[jo];B[fr];W[do];B[co];W[ep];B[bp];W[md];B[ne];W[of];B[lm];W[le];B[kl];W[jl];B[gl];W[kk];B[ll];W[jk];B[mj];W[gj];B[pq];W[pr];B[qr];W[po];B[qo];W[on];B[op];W[np];B[pm];W[om];B[no];W[bo];B[dp];W[oo];B[pp];W[cp];B[cn];W[nl];B[lk];W[mo];B[pl];W[nj];B[ni];W[ok];B[nf];W[mi];B[li];W[mh];B[og];W[pf];B[ki];W[ij];B[lg];W[nh];B[oi];W[oh];B[pj];W[ph];B[pk];W[bq];B[dp];W[jg];B[kg];W[cp];B[jn];W[in];B[dp];W[fo];B[cp];W[gn];B[ke];W[me];B[jf];W[jb];B[ic];W[ib];B[er];W[hc];B[cc];W[bc];B[dd];W[cb];B[ce];W[dc];B[cf];W[dg];B[be])
Esta entrada fue publicada en En China, Historia del juego, Jugadores profesionales y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a AlphaGo, más allá de lo humano

  1. Mario dijo:

    Gracias por tú trabajo

  2. Carlos dijo:

    Muchas gracias. Como siempre un gran trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *